lo que hemos bebido

vinos / wines / vins / wein / vinhos

Qué delicia de vino… alejado totalmente de cualquier aroma a levadura seleccionada hasta el punto de que quien lo compartió conmigo me dijo: “no parece Albariño”. Por contra, un vino donde la vinosidad, la acidez, las flores blancas y una cierta mineralidad hacen un conjunto delicioso. Estupenda grasa en boca, sin ser pesado en ningún caso (la contraetiqueta indica 6 meses de envejecimiento sobre lías) y suficientemente largo. Este es el camino del gran Albariño… ir a la esencia sin tratar de pasar defectos (esas acideces desbocadas de algún otro elaborador) por originalidad y verdad.

Comprado en: Coalla Gourmet
Precio: 18 euros
Recompra: Sí.

Fantástico vino este Reserva de Elías Mora que tiene un perfil moderno, con una cierta exhuberancia de fruta quizá enmascarada con un pequeño exceso de madera, por otro lado de calidad. Muy limpio en boca, con equilibrio, buena madera en el postgusto y, como único pero, un precio desproporcionado de unos 40 euros por botella. A 20 euros por botella sería un vino a recomprar y a recomendar. Lamentablemente a más de 40 euros no se puede decir lo mismo.

Comprado en: El Club del Gourmet
Precio: 41,50€
Recompra: NO

Deberíamos hablar más de esos pequeños vinos que nos salvan una comida. Eso mismo ha ocurrido hoy mismo con este pequeño Mazarredo de Ostatu que, a 14 euros en un restaurante, estaba muy por encima no sólo de su precio sino también de una buena parte de sus compañeros de carta. Buena fruta, un toque de madera de calidad, fácil de beber pero con una cierta complejidad y, eso sí, totalmente alejado del carácter riojano del vino fino, ya que es un vino goloso, carnoso y delicioso.

Bebido en: un restaurante
Precio: 14 euros/botella en el restaurante
Recompra: Sí.

En un restaurante, y a recomendación de un amigo, pedimos este vino con una preciosa presentación, elaborado según dice su etiqueta con un 85% de Mencía y un 15% de Cabernet Sauvignon y Merlot (yo no las encontré). Me pareció un vino muy interesante, construido sobre fruta de buena calidad, sin que la madera la tape. Tiene una cierta complejidad, fruta también en boca y la acidez necesaria para beberse con alegría. En general, muchos vinos de Mencía me resultan o demasiado golosos (ese alcoholazo), o demasiado marcados por la madera. Éste, sin embargo, me gustó mucho.

Bebido en: un restaurante
Precio: 20 € / botella (en la carta del restaurante)
Recompra: Sí

Me ha sorprendido muy gratamente este vino de Castell del Remei, con una estupenda fruta negra y la madera bien integrada. Muy buena estructura, un paso de boca en el que se notan los taninos -en este caso dulces- de la Cabernet, y con una excelente acidez. Me ha recordado ciertamente a un buen vino de Burdeos, quizá con un punto de golosidad que en este caso le venía muy bien. Un vino excelente de una bodega de la que tengo que seguir probando vinos.

Comprado en: Coalla Gourmet
Precio: 22 € / botella
Recompra: SI

Qué hermosos recuerdos me trae esta botella, de un viaje primaveral por las colinas de Napa Valley y una pequeña carretera salpicada de pequeñas señales que decían “No Vineyards in this Road” hasta que finalmente llegabas a la modesta propiedad donde se elabora un Cabernet Sauvignon extraordinario. Ese toque guasón ya te predispone hacia los propietarios, que sólo reciben con cita previa, a diferencia de lo que ocurre en tantas bodegas californianas, especializadas en recibir autobuses y más autobuses de turistas mayormente ebrios en busca de una nueva bodega que les mantenga en dicho estado.

Paradigm 2003 es un Cabernet Sauvignon estupendo, con excelente fruta y una crianza que no se mete en medio. Aromático, lévemente especiado, con la hoja de tabaco que uno espera de una Cabernet madura. Si se le deja tomar temperatura en la copa se le nota un poco el alcohol, pero por lo demás es un extraordinario vino tinto californiano que no me importaría beber más a menudo.

Comprado en: la bodega
Precio: $35
Recompra: Sí (¡si pudiera!)

He aquí uno de esos vinos que dan para explicar las casi dos décadas de exhuberancia irracional en el paisaje bodeguerístico español. Allá por principios de los años 90, cuando el mapa vinícola español comenzaba en el Crianza y terminaba en el Gran Reserva recibió con alegría los primeros vinos de Enate, elaborados de una manera mucho más moderna, con más fruta y cambiando la madera vieja por la nueva. Con Enate vino el boom del Somontano, descubrimos la Cabernet y la Merlot y, como ha ocurrido en tantos paisajes… llegaron los inversores a roturar, excavar y cimentar para crear bodegas donde lo más importante estaba en el edificio, y no dentro de la botella. Un mal muy extendido.

Con Enate llegó Viñas del Vero, y detrás conocimos Pirineos y así hasta el total de 34 bodegas que vienen listadas en la web del Consejo Regulador. El vino del Somontano dejó de ser un desconocido para entrar en nuestras copas y nuestras bodegas. Y enseguida aparecieron los proyectos irracionales basados en la escasez, en la supuesta singularidad de viñedos no tan singulares. Ediciones limitadas, Reservas Especiales, Blecuas, Marborés y Secastillas que se alejaron de la senda de la buena relación calidad precio y que quizá culminaron con esa aberración que es Uno. Vinos que no habían demostrado nada y se posicionaban como si tuvieran 500 años de historia a cuestas y que, retomado el sentido común a fuer de la crisis se venden menos que Uno. Es decir, cero.

Llegó la hora de la reconversión y ahora toca sacar nuevas etiquetas para vender a menor precio ese vino que antaño comprábamos a 30 y ahora a 30 no lo compra nadie. Y ahí llega el Miranda de Secastilla, que tampoco se debe vender mucho a los 9 euros que piden por él y que termina a 2,30 euros la copa en un bar de vinos, precio que se ajusta bien a su calidad.

Es este Miranda de Secastilla 2007 un buen vino, con una fruta limpia, donde se nota la garnacha, y la vinificación no tiene defectos apreciables, con un paso de boca carnoso, un tanino suave y una buena acidez, fácil de beber y bien presentado. Un vino que no me importaría volver a tomar por copas. Por cierto, tiene entrada en el blog de Sibaritastur.

Bebido en: un bar de vinos
Precio: 2,30 € la copa
Recompra: ¿por qué no?

Con los buenos auspicios de una cata de Elmundovino, me hice con una botella de Campo Viejo Crianza 2007 aún a pesar de que, para mi sorpresa, la etiqueta reproducida en la cata era diferente a la que traía la botella. Posteriormente, elmundovino rectificó su artículo y le cambió el nombre al vino que habían catado, que ahora aparece como CV de Campo Viejo. Vino que, por cierto, ni siquiera aparece en la web de la bodega. Una situación muy española.

Este Campo Viejo Crianza, comprado a unos 5 euros, es un vino simplemente correcto, sin ningún defecto achacable pero que tampoco aporta ningún rasgo digno de mérito. Es el perfil de un Riojita que, a buen seguro, gustará al consumidor promedio y que, para ser justos, se muestra más del lado moderno que de ese supuesto perfil clásico bajo el que a veces se intenta disimular vinos de bajo pedigrí oxidados o evolucionados. No es especialmente destacable en nariz, donde hay un poquito de fruta y su correspondiente madera (no nueva), y en boca es de cuerpo medio, sin demasiada expresión pero, como ya comentábamos, sin defectos. El adjetivo que me viene a la cabeza es “aburrido”, aunque entiendo que pueda tener su público para quien busque ese Rioja que no ofenda a nadie.

Comprado en: Hipercor
Precio: 5 euros/botella
Recompra: NO

Tengo el recuerdo de haber acudido a una cata organizada en Barcelona por Vila Viniteca sobre el proyecto Paisajes, hace ya casi 10 años. Por aquel entonces, los vinos me habían parecido bastante modernos aunque la materia prima se nos aseguraba que era de primerísima calidad: viñas viejas de variedades autóctonas y la mano del enólogo de Allende, por aquel entonces una pop star de Rioja. Han pasado ya diez años, que no es poca cosa, así que en una de las últimas visitas por Vila Viniteca sucumbí a la tentación de hacerme con una botella de uno de aquellos Paisajes que tan enigmáticos y prometedores me habían parecido tiempo atrás.

Este Paisajes IV está elaborado, según reza la etiqueta, con viñas viejas de Tempranillo. Tiene una bonita nariz en la que se aprecian toques de fruta madura y una cierta evolución aromática hacia aromas como el sotobosque y la hojarasca. En boca los taninos están ya domados y hay fruta (ciruelas) y acidez suficiente, en un conjunto armónico que, de nuevo, muestra la evolución. Tengo la sospecha de que esta botella concreta no ha tenido la mejor conservación, y el vino se muestra carente de punch e, incluso, carente de alma. No justifica su precio.

Comprado en: Vila Viniteca
Precio: 40€/botellas
Recompra: No.

Por la senda de los vinos de Toro de elevada graduación alcohólica (15% declarados en la etiqueta) pero con todo el saber de una Vega Sicilia que es la gran casa española del vino. A diferencia de añadas anteriores, en que encontré más fruta madura (2004), o una deliciosa acidez acompañada de ese toque de vinagrillo tan “Vega” (2006), este 2007 me ha dejado bastante perplejo. Prácticamente opaco, en la nariz no hay gran cosa más allá de una madera de gran calidad, que se muestra en forma de turba, cacao y algún torrefacto. Taninos dulces, final ligeramente ardiente. Lo peor, sin embargo, es que no fui capaz de encontrarle la fruta, por lo que me parece difícil de disfrutar y de recomendar (sobre todo dado que no es un vino especialmente asequible).

Con un par de amigos que pertenecen al club de socios del Equipo Navazos, no dejo de asombrarme de la calidad de la selección que logran entrega tras entrega. No tengo muy claro por qué unas ediciones van numeradas y otras no, pero viene a dar lo mismo porque casi todas son interesantes y algunas son excepcionales.

El Colet Navazos Extra Brut Reserva 2006 es un espumoso con base de Chardonnay en el que, en la segunda fermentación, se le añade una dosis de flor generosa, y luego en el degüelle se incorpora también algo de vino que yo diría debe ser un fino o una manzanilla, pues tal es el carácter salino del resultado final. Un resultado final en el que el espumoso tiene una nariz que juega con la sutilidad y la elegancia, en la que se aprecia una cierta salinidad. En boca el carbónico es fino y cremoso (no demasiado abundante), y el vino tiene un toque de fina flor en el postgusto. Un vino fráncamente delicioso, aunque un resto que quedó para el día siguiente estaba bastante plano y apagado.

Comprado en: Equipo Navazos
Precio: 19,95 € en tiendas
Recompra: Sí

Una entrada reciente en un blog amigo me hace recuperar este Champagne que tuve la oportunidad de beber durante las pasadas fiestas. Este rosado es un Champagne de la zona de Mareuil-sur-Ay y, por lo que leo, se trata de un rosado de assemblage (con adición de vino tinto de Pinot Noir). El mejor adjetivo para definirlo es, sin duda alguna, elegante. En la nariz encuentro frutos rojos, algo de hojarasca que me lleva a la Cote de Nuits, y en boca, siendo seco, se me antoja tremendamente versátil. Tanto que es uno de los fijos en la mesa navideña de la familia. Quizá una de las mejores RCP en Champagne, sobre todo para los que buscan Champagnes sutiles y elegantes.

Comprado en: Coalla Gourmet
Precio: 30 euros / botella
Recompra: Sí.

Qué hermosa puede resultar la Nebbiolo cuando se muestra aristocrática, sutil y elegante, como es el caso de este Barolo Massolino 2001 que está delicioso si bien un poco austero en nariz, donde con un pequeño decantado aparecen las cerezas, un poco de alquitrán y una muy leve nota de cuero fino. En boca el tanino está bien resuelto y con suficiente largura. Fráncamente bueno, uno de esos vinos que te reconcilian con el vino tras numerosas decepciones de vinos aburridamente acompotados durante estas navidades.

Comprado en: Enoteca Grandi Vini (Alba)
Precio: 25 euros
Recompra: Sí

Domaine de la Cadette es una pequeña explotación que trabaja la viticultura biológica, en una zona menor de la Borgoña llamada “Bourgogne Vezelay”. Tenía buenas expectativas de este “La Chatelaine” 2009 dado que había sido una recomendación reciente de un caviste en Beaune, pero la realidad y el terroir se imponen y el vino se muestra falto de intensidad y algo diluido, tan sólo vagamente varietal (más en boca que en nariz). No es un vino caro, pero creo que no justifica su precio.

Comprado en: La Carte des Vins (Beaune)
Precio: 11€ / botella
Recompra: NO

Muy joven a la vista, con una nariz de Burdeos clásico, con fruta negra, cuero, un poco de tabaco, pero en un conjunto al que le falta intensidad. En la boca es austero, con poca expresión frutal y no demasiado largo. Considerando el precio, una pequeña decepción, si bien es cierto que Calon Segur es de esos Burdeos que se siguen haciendo a la antigua y que necesitan décadas para ser disfrutables. Por si acaso, yo no creo que compre ninguno.

Comprado en: Lavinia Barcelona
Precio: 70€
Recompra: No

Un Champagne que para mí era desconocido, y que inicialmente pensé que no daría mucho de sí. Dorado subido, nariz un poco sucia al principio, para luego abrirse a un rango aromático de bollería y oxidación controlada. En boca está marcado por la acidez, muy al estilo Bollinger. Creo que es un Champagne que necesita unos años de botella para redondearse y tornarse complejo. El precio es muy razonable para su calidad.

Comprado en: un restaurante
Precio: 50 euros
Recompra: Sí.

Contino es una bodega que me encanta y que me parece que en calidad está por encima de otras grandes casas riojanas aunque lamentablemente también lo están sus precios (su Reserva básico ronda los 24 euros en las grandes superficies) lo cual detrae un poco de la relación calidad precio que ha sido siempre santo y seña de los vinos de Rioja.

Este Contino Selección forma parte de uno de esos regalos que te hacen los amigos que saben de tu interés vinícola. En la copa se muestra aún muy joven, con notas todavía lácticas acompañadas de fruta limpia y un toque de madera no excesivo. Llena la boca con buena fruta, un toque de madera nueva interesante (sin torrefactos), taninos dulces y muy buena acidez. Necesita, eso sí, una copa grande pues en copa “de todos los días” se muestra un poco apagado. Tiene buena profundidad y bastante clase.

Curiosamente, es un vino que comparte designación (Selección) y añada (2001) con el Herencia Remondo del otro día y los vinos no pueden ser más diferentes. Donde el Herencia Remondo es casi mediterráneo (Rioja Baja, garnacha) el Contino es decididamente atlántico (fresco, algo más austero), pero ambos son fráncamente deliciosos.

Comprado en: ?
Precio: ?
Recompra: Sí (a falta de saber su precio)

He aquí una de esas botellas que compras y que no sabes cuándo vas a abrir, más que nada por falta de referencias. Y luego, cuando la abres, alucinas. ¿Cómo puede ser este vino un 2001? ¡Pero si tiene el color de un vino con pretensiones del 2008! Supongo que la variedad Tannat (90% del coupage según la bodega) tiene la culpa, o quizá sea el terroir de la zona, o la elaboración.

Nariz finísima en la que la fruta negra (cassis) tiene una gran nitidez y una excelente definición. La madera está pero no molesta. En boca, a pesar del nivel de alcohol que declara, las sensaciones táctiles son de vino seco, con buena amplitud y suficiente acidez para que el vino se beba con facilidad. Y por 12 euros que me costó en su día…. es un auténtico chollo.

Comprado en: Caves Augé
Precio: 12 euros (en 2005)
Recompra: Sí (si fuera posible encontrarlo)

Uno piensa en Abadía San Campio y la cabeza se le va, inmediatamente a Terras Gauda, una bodega que sin duda es lo opuesto a lo que los aficionados a esto del vino nos llama la atención. Ya saben, algún millón de botellas al año, I+D encaminada a la regularidad y no a la búsqueda de la excepcionalidad. Sin embargo, para un aficionado al vino la prueba ha de estar en la copa y en este caso en la copa era fácil encontrar una nariz limpia, con notas florales y frutales e incluso una cierta salinidad que podríamos considerar mineralidad. En boca tiene la suficiente grasa y un buen equilibrio de acidez. No diría que sea un gran vino pero, sin lugar a dudas, era un vino estupendo de los que hacen disfrutar una comida.

Bebido en: un restaurante
Precio: 20€
Recompra: Sí.

Magnífico vino este Reserva Especial que se mantiene muy joven a pesar de los 9 años transcurridos desde la vendimia. Rioja de nuevo cuño, se le nota la garnacha en las especias de la nariz, la golosidad de la boca, donde hay más fruta negra que roja, y en una madera muy bien puesta que no se nota para nada. Gran equilibrio en un vino que impacta por su balance, por su discrección, por poder ser disfrutado sin tener que dedicarle toda nuestra atención.

Comprado en: Coalla Gourmet (hace años)
Precio: 25,90€/botella
Recompra: Sí